sábado, 2 de diciembre de 2017

TIERRA EN EL CIELO (I)


                               Cielo desde Isla Contoy, México (fotografía de Beatriz Millón)


                                                           "Duerme, vuela, reposa: ¡También se muere el mar!"
                                                            (Federico García Lorca, Llanto por Ignacio...)





Qué soledad la del mar;
los cauces secos están
y nuestras vidas, lejanas,
allí no irán. Oh, inmensidad,

qué alejadas del recuerdo
estas vidas cruzarán
un cielo ignoto, perdidas,
a nuevas vidas quizá.

Tierra en el cielo esparcida
nuevo nido habitarán
y aquellas edades idas
un nuevo fruto darán.

Tiempo perdido del mundo
ya no nutrirá de sal
esa sed de ansia infinita.
Mas luz nueva alumbrará.




2 comentarios:

Isabel dijo...

Me gusta este poema porque abarca la vida, desde la soledad de cada uno hasta la esperanza en los demás.

Un abrazo.

Juan Antonio Millón dijo...

Gracias, Isabel, por tus palabras. Sí, por esas dos laderas del ser, la soledad y la esperanza, se precipitan las palabras de estos versos.